La asombrosa época victoriana

En Inglaterra, el reinado de la reina Victoria desde 1837 hasta 1901, estuvo marcado por la extravagancia y la grandeza. El estilo victoriano sigue la línea romántica de la época y se deshace de las formas rectas del estilo georgiano anterior.

Los interiores se volvieron, oscuros, recargados, ostentosos y con líneas curvas y confusas. Es una época que destaca por su eclécticismo; Los diseñadores usaron y modificaron muchos estilos tomados de varios períodos de la historia, se usaba el gótico, el tudor, el isabelino, el rococó y el barroco inglés, etc.

Las casas victorianas son amplias pero laberínticas, con muchas habitaciones. Las paredes enteladas y el papel de pared eran tendencia, en particular los de diseño florales, de pájaros o de otros animales.

El papel en relieve, denominado lincustra, se utilizó en techos y frisos.

Las casas favorecían los tonos apagados y oscuros. El verde caqui, azul grisáceo, granate, malva, y el gris sombrío, eran algunos ejemplos. Los muebles eran de madera oscura, pesada, y tallados en relieve, y se usaba el capitoné con bastante frecuencia.

En el estilo victoriano, un cuarto vacío era signo de mal gusto y por lo tanto la característica principal es que más es más, por lo que cada superficie estaba llena de objetos que reflejaban los intereses y aspiraciones del propietario.

Para adornar las estancias se usaba, taxidermia, curiosidades, baratijas de tierras extranjeras, cojines bordados y estampados, candelabros de cristal, etc.

En la época final de este periodo, la fotografía se puso a disposición de las masas, que mostraban los retratos en las salas de estar y estudios.

Las fachadas eran asimétricas pero compensadas, con ventanas de oriel y una torre cilíndrica en una de las esquinas.

¿Quieres saber mucho más? Si es así, entonces te invito a que me sigas por Instagram.