El Ikea de la antigüedad

El estilo gustaviano, aunque cueste asociarlo, es un movimiento antecesor de uno de los estilos decorativos más populares de la actualidad, el estilo nórdico. El estilo nórdico comparte con el gustaviano los colores, los tipos de maderas, los textiles, la sencillez y los accesorios que se reducen a la mínima expresión.

El estilo Gustaviano nació en Suecia y se hizo popular debido al rey Gustavo III (1746-1792), uno de los reyes más representativos de la Ilustración.

El estilo gustaviano se centra en el color blanco, gris perlado, verde y azul muy claro.

Existen dos tendencias, una aristocrática y una más provinciano con muebles más simples. Para los muebles se utiliza el pino, el abedul y a veces la caoba, con la técnica del decapado. En cuanto a los estampados, predominan los tejidos lisos o a rayas.

Las paredes solían ser lisas, con pintura desgastada o con un poco de ornamentación sin relieve. Y para el suelo, se usa el parqué, las baldosas de tonos pasteles o las tablas de madera desgastadas.

Es un estilo, que se caracteriza por las formas austeras y por conseguir espacios elegantes, pero a la vez simples y sin excesos. También se utiliza mobiliario francés, ya que Gustavo III, toma a Francia como su fuente de inspiración, debido a un viaje que realizó.

Por último, una de las piezas más populares de este estilo, es el reloj mora.

¿Quieres saber mucho más? Si es así, entonces te invito a que me sigas por Instagram.